Quilmes

Mejora en la gestión de licitaciones

Empresa y Desafíos

Desde 1890 Cervecería y Maltería Quilmes, produce, elabora, distribuye y comercializa cervezas, gaseosas, aguas minerales, jugos e isotónicos, en alianza con empresas internacionales líderes como PepsiCo y Nestlé.

La Compañía tiene una dotación de 4.700 empleados en su estructura central y cuenta con una red de 200 distribuidores independientes, que generan la necesidad de un adecuado proceso de licitación, acorde a la magnitud de la empresa.

A la hora de organizar ese proceso y mejorar su gestión, Quilmes eligió a Estratega, en busca de consultoras con experiencia previa en procesos similares, con el objetivo de contratar una firma de consultoría con un know how que agregara valor al proceso.

Metodología y Plazos

Estratega implementó una metodología basada en recomendaciones a seguir en la elaboración de los pliegos licitatorios, administrando el trabajo en las siguientes fases: organización y relevamiento; elaboración y emisión de RFP; confección de propuestas de las soluciones; ajuste de las ofertas y presentaciones; análisis de propuestas y emisión de recomendaciones, co-elaboración del caso de negocios y gerenciamiento del proyecto de transferencia.

La tarea se realizó en cinco meses. En ese lapso de tiempo se manejó cuidadosamente la comunicación con los empleados ya que estaba previsto que algunos de ellos fueran transferidos al proveedor que ganase la licitación. Es por esto que se concentró la comunicación en unos pocos, a cargo de responder las solicitudes de información de los oferentes.

Resultados

Una excelente comunicación, absoluto profesionalismo en los recursos asignados y una muy buena integración del equipo de trabajo conjunto.


Edición y colaboración editorial: Belén Galiotti

Gerente del Proyecto: Diego C. Vázquez

Conclusión

Se logró que la compañía incorporara mejores prácticas a su proceso de gestión de licitaciones, en un sector que brindaba servicios a las empresas del grupo, mejorando así la calidad del resultado recibido por los clientes internos, a través de un mejor gobierno del proceso, una mejor comunicación hacia adentro y hacia fuera y una mejor alineación con los objetivos del negocio en cada ejecución.